¡Bienvenidos a Cientifiquillos!

Este es un blog para vosotros(pequeños proyectos de científicos) y para mí.
En este espacio no sólo encontraréis presentaciones o relaciones de problemas de los temas que trabajemos en clase; la idea es ir más allá , es disfrutar abriendo las puertas al mundo de la ciencia a través de imágenes, experiencias, biografías, citas y frases célebres, fotografías etc...
Hay multitud de cosas por aprender, conocer y disfrutar ¿Me acompañas en este proyecto?.

Sígueme en twitter @encar77.

lunes, 1 de octubre de 2012

GRANADA

Punica granatum L. (GRANADO)
Llevaba unos días pensando cuál sería la especie más apropiada para retomar la temporada bloguera y como suele suceder salió a mi encuentro en el momento menos esperado. Y es que la granada es fruto de otoño, sin duda uno de los tesoros de estos meses. Apreciada desde antaño por su rico sabor (menos amargo en los cultivados) y por su alto contenido en vitaminas A, B y C, su raíz era un conocido tenífugo, es decir, se usaba para expulsar las tenias y otros gusanos intestinales que parasitaban a personas y animales, hasta tal punto que los modernos medicamentos siguen empleándola en su fabricación.  Pero no termina aquí la importancia de esta planta. Modernos estudios epigenéticos, realizados con roedores, señalan al zumo de la granada como un potente agente anticancerígeno, con efectos notables frente al cáncer de mama y de próstata ya que dificulta la formación de los vasos sanguíneos que irrigan los tumores.
Es fácil reconocer los granados en esta época en la que a punto están de abrirse las granadas, pero también en verano, cuando sus flores rojas y papiráceas destacan en la sequedad de nuestros bosques, jardines y cultivos. El cáliz es grueso y carnoso, en forma de jarra y rematado por una corona de siete dientes. El fruto es tan peculiar que recibe el exclusivo nombre botánico de balaústa; en él se alojan las semillas (granos) separadas por compartimentos membranosos.
Muy extendido por el sur de la Península, se cree originario de los Balcanes de donde lo trajeron, conocedores de su valor, los cartagineses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario